Las flores de marihuana crecen en una habitación en CTPharma en Rocky Hill.
Las flores de marihuana crecen en una habitación en CTPharma en Rocky Hill. Yehyun Kim

Read this story in English.

Traducción: Jorge Alatrista, Identidad Latina Multimedia

Desde que Connecticut aprobó la marihuana recreativa hace más de un año, el proceso de concesión de licencias y desarrollo del mercado estatal ha sido lento.

Pero los reguladores dijeron esta semana que las empresas de marihuana aprobadas están en camino de lanzar las ventas minoristas en los próximos meses, retrasadas con respecto a su cronograma original, de acuerdo con las estimaciones más recientes.

En un anuncio el martes, el Departamento de Protección al Consumidor dijo que la cadena de suministro estaba cerca de alcanzar los 250,000 pies cuadrados de espacio de cultivo y fabricación con licencia requerido por ley, para que comience la venta de marihuana recreativa.

“Dado este umbral, el inicio de las ventas de cannabis para uso de adultos depende de la conversión exitosa de los cuatro productores de marihuana medicinal existentes o el cultivo adicional para estar en línea”, se lee en el anuncio.

A partir de esta semana, tres de esos cuatro productores de marihuana medicinal existentes (Advanced Grow Labs, Connecticut Pharmaceutical Solutions y Curaleaf) han cumplido con los requisitos para obtener licencias híbridas, lo que les permite atender tanto al mercado médico como al recreativo. La cuarta solicitud se presentó hace dos semanas y está bajo revisión, según DCP.

Como era de esperar, la infraestructura de marihuana medicinal existente en el Estado sentó las bases para establecer la cadena de suministro para uso de adultos, pero las tarifas para convertir esas licencias fueron significativas: $1 millón para minoristas y $3 millones para productores. La tarifa se descontó para los operadores que formaron sociedades de “empresas conjuntas de capital” 50/50, con una persona o empresa que cumplió con ciertos requisitos de bajos ingresos y se encontraba en una comunidad que históricamente había sido perjudicada por la prohibición de la marihuana.

Siete minoristas médicos han sido aprobados para licencias híbridas y podrían estar listos para vender productos tan pronto como la producción alcance el umbral de 250,000 pies cuadrados. Muchos más han presentado solicitudes para convertir sus licencias, dijo DCP.

Los minoristas autorizados son:

• Affinity en New Haven

• Bluepoint Wellness of Connecticut en Branford

• C3 Torrington (Still River Wellness) en Torrington

• Fine Fettle Dispensary en Newington

• Fine Fettle Dispensary en Stamford

• Fine Fettle Dispensary en Willimantic

• Willow Brook Wellness en Meriden

DCP también ha estado evaluando solicitudes de licencia de nuevos participantes en el mercado. Había menos de 50 licencias disponibles en nueve categorías, desde cultivadores hasta fabricantes de productos, transportistas, minoristas y servicios de entrega, a través del proceso de lotería. Y la mitad fueron designados para solicitantes de “equidad social”, que están siendo seleccionados por sorteo.

Hasta la fecha, DCP ha emitido licencias provisionales a más de 40 productores y minoristas.

A diferencia de los negocios de marihuana medicinal que se basan en operaciones e infraestructuras existentes, los nuevos participantes ingresarán al mercado más lentamente durante el próximo año, más o menos. Los seleccionados a través de la lotería tienen que pedir una licencia antes de poder comenzar a trabajar en el lanzamiento de su negocio, un proceso costoso y lento en el mercado de la marihuana altamente regulado.

Avatar photo

Erica E. PhillipsEconomic Development Reporter

Erica covers economic development for CT Mirror. Before moving to Connecticut to join the staff she worked in Los Angeles for public radio’s Marketplace and, before that, for the Wall Street Journal's L.A. bureau. She grew up in Minneapolis, MN, graduated from Haverford College and earned a master’s in journalism from the University of Southern California.