A copy of Gov. Ned Lamont's budget.
Stephen Busemeyer / CT Mirror.org

Esta historia es parte de CT Mirror Explains, un esfuerzo continuo para sintetizar nuestra amplia variedad de informes en un formato de “Lo que necesita saber.” Para profundizar en cualquier información de este tema, use los enlaces en la historia.

Informe original de Keith M. Phaneuf y Jessika Harkay. Compilado por Gabby DeBenedictis. Traducción por Jorge AlatristaIdentidad Latina Multimedia.

Read this story in English.

Traducción: Jorge Alatrista, Identidad Latina Multimedia

El 8 de febrero, el Gobernador Ned Lamont presentó a los Legisladores un presupuesto de dos años de $50,500 millones que brinda más de $500 millones en desgravación fiscal anual, marcado por el primer recorte importante en las tasas de impuestos estatales sobre la renta en la historia de Connecticut.

Esto es lo que necesita saber sobre el presupuesto.

La propuesta ofrecería el mayor recorte de impuestos sobre la renta en la historia de Connecticut.

El Gobernador Ned Lamont quiere ahorrar a los hogares de ingresos medios $440 millones anuales a partir del próximo año, al ordenar el primer recorte estatal de impuestos sobre la renta desde mediados de la década de 1990.

Connecticut grava la mayoría de los ingresos utilizando una combinación de hasta siete tasas diferentes. Por ejemplo, a una pareja que gana $110,000 al año se le cobraría el 3% de los primeros $20,000 de ingresos brutos ajustado, el 5% de los siguientes $80,000 y el 5,5% de los últimos $10,000 de AGI.

Lamont propuso reducir las dos tasas más bajas a partir de enero de 2024: el 3% pasaría a ser el 2% y el 5% pasaría a ser el 4,5%.

La administración estima que esto ahorraría a los contribuyentes $ 436 millones anuales, con 1,1 millones de los 1,7 millones de hogares que declaran impuestos de Connecticut que se beneficiarían. La administración dice que muchas parejas de ingresos medios ahorrarían hasta $600 por año, mientras que la mayoría de los solteros de clase media ahorrarían cerca de $300.

La ayuda general a las instituciones de educación superior de Connecticut disminuiría.

Aunque el presupuesto propuesto por el Gobernador Ned Lamont técnicamente aumenta las asignaciones de “base” para la Universidad de Connecticut, las universidades estatales regionales y los colegios comunitarios, la ayuda general para todas las unidades de educación superior se reduciría en los próximos dos años fiscales.

El presupuesto de Lamont canalizaría efectivamente $887 millones durante los próximos dos años fiscales combinados a UConn, la Universidad insignia del Estado. Eso incluye no solo el campus principal en Storrs y sus campus satélites, sino también el centro de salud de la Universidad en Farmington.

Los $887 millones incluyen específicamente una subvención operativa básica de $776,4 millones para el próximo bienio. El resto involucra lo último de los fondos ARPA del Estado para darle a la Universidad un “camino de acomodamiento” para adaptarse a la vida sin ayuda federal de emergencia, después de 2025.

Pero mientras que las subvenciones de referencia de UConn totalizaron $ 753 millones durante este año fiscal y el último, la asistencia operativa general, una vez que se cuenta la ayuda temporal, llegó a casi $1.1 mil millones.

De manera similar, la ayuda operativa básica para las universidades estatales regionales y los colegios comunitarios aumenta según el plan del Gobernador de $693 millones en el bienio actual a $755 millones para los próximos dos años fiscales.

Pero una vez que se considera la ayuda temporal, la asistencia general para las universidades regionales y los colegios comunitarios cae durante el mismo período de $1,040 millones a $923 millones.

El presupuesto incluye $15 millones para continuar con el programa estatal de colegios comunitarios libres de deudas durante otros dos años fiscales.

El presupuesto aumentaría los fondos para el programa de educación en los costos compartidos.

El nuevo presupuesto mantendría un programa aprobado por primera vez en 2017 para aumentar el programa de costos compartidos de educación, un método que usa el Estado para distribuir los fondos estatales para la educación, de manera significativa para 2027.

El presupuesto de Lamont aumentaría el programa ECS de $2,200 millones en $46 millones anuales a partir del 1 de julio. La subvención aumentaría a $91 millones por encima de los niveles actuales en el segundo año del bienio.

Pero los legisladores demócratas argumentaron el mes pasado que el Estado tiene recursos para acelerar la expansión de ECS.

Lisa Hammersley, directora ejecutiva del Proyecto de Finanzas Estatales y Escolares, también dijo que el presupuesto del Gobernador no responde adecuadamente a las necesidades de los distritos escolares de Connecticut.

Los funcionarios de la administración han respondido en varias ocasiones que no solo está aumentando la financiación de ECS, sino que lo están haciendo mientras la población estudiantil en muchas escuelas se ha reducido. La población de Connecticut desde jardín de infantes hasta el grado 12 se redujo en aproximadamente 25,000 estudiantes entre 2017 y 2021, según la administración.

El presupuesto de Lamont contempla la renovación de barandas de protección a partir de 2017.

El presupuesto de Lamont depende de un acuerdo bipartidista que alcanzó a principios de este mes con los líderes legislativos para renovar los límites estatales de gasto y préstamo, así como los programas de ahorro que limitan la capacidad del Estado para gastar los ingresos fiscales volátiles vinculados a las ganancias de inversión o para elaborar presupuestos con poco a sin colchón fiscal.

Connecticut se comprometió hace cinco años en convenios de bonos, esencialmente los contratos del Estado con los inversionistas de Wall Street que compran sus bonos, a no ajustar los controles de gastos, excepto en condiciones muy limitadas, hasta el 30 de junio de 2023. El acuerdo de Lamont y los Legisladores limitaron las llamadas del jueves. que se emitan nuevos bonos con un pacto similar de compromiso de no manipular el sistema durante 10 años, aunque la Legislatura podría abandonarlo después de cinco años.

Los controles presupuestarios han ayudado a generar $9 mil millones en superávits desde 2017.

Lamont debe demostrar que su presupuesto abordaría las desigualdades en el Estado, y los críticos dicen que no lo haría.

Lamont se convirtió esta semana en el primer Gobernador en proponer un nuevo Presupuesto Estatal que incluye un análisis de las disposiciones que ofrece para cerrar las brechas en educación, atención médica, vivienda, oportunidades económicas y otros servicios vitales que separan radicalmente a los suburbios ricos de Connecticut de las zonas urbanas pobres.

Los Legisladores ordenaron este enfoque la primavera pasada, instruyendo al Gobernador a abordar en particular cómo su plan para destinar miles de millones de dólares en recursos Estatales abordaría las desigualdades raciales y socioeconómicas.

Los críticos del Presupuesto del Gobernador cuestionaron si se pueden lograr y mantener avances importantes hacia la equidad si Lamont y la Legislatura continúan con los planes para renovar el programa de ahorro y otros controles presupuestarios promulgados por primera vez en 2017.

Esas disposiciones podrían evitar que el Estado acceda a miles de millones de dólares solo desde ahora hasta 2026, fondos que podrían usarse para abordar comunidades de pobreza concentrada, argumentan algunos grupos.

Finding answers to big questions in Connecticut. CT Mirror Explains is an ongoing effort to distill our wide-ranging reporting on Connecticut topics into a "what you need to know" format.