Loryann Pisani se toma un descanso el día de la mudanza en Bloomfield. “Es por esto que no me gusta mudarme. Después de esto, no me moveré por un tiempo”.
Loryann Pisani se toma un descanso el día de la mudanza en Bloomfield. “Es por esto que no me gusta mudarme. Después de esto, no me moveré por un tiempo”. Yehyun Kim

Read this story in English.

La escuela secundaria iba a ser bastante difícil para Loryann Pisani.

Loryann de 16 años, sabe que tiene problemas para adaptarse al cambio. Es fácil emocionarla, hacerla llorar, explicó. Tiene un retraso intelectual y de desarrollo, lo que significa que está un poco atrasada con respecto a sus compañeros y lucha con la ansiedad, ciertas actividades académicas y deportivas.

Entonces, con el noveno grado acercándose, ella y su madre, Kristine Pisani, trabajaron para prepararse para todo lo que venga.

Bloomfield, aprendiendo dónde serían sus clases, cómo usar su casillero y sintiéndose cómoda con su nuevo entorno.

Da un poco de miedo. Me emociono mucho cuando las cosas dan miedo. Es como si estuviera triste cuando las cosas se ponen aterradoras.

Loryann Pisani, 16

Pero en agosto, solo un par de semanas después de que terminó su orientación de verano en la escuela secundaria, su familia fue desalojada. Y después de semanas de tratar de encontrar una nueva casa en Bloomfield que se ajustara a su presupuesto y necesidades de tamaño, y que tuviera un propietario que alquilara a alguien con antecedentes de desalojo, su familia se mudó a un nuevo distrito escolar en West Hartford.

Eso hizo que Loryann comenzara la escuela secundaria en una nueva ciudad con nuevos compañeros, sin estar preparada para ese cambio.

“Da un poco de miedo”, dijo Loryann. “Me emociono mucho cuando las cosas dan miedo. Es como si estuviera triste cuando las cosas se ponen aterradoras”.

El interruptor hizo que le resultara difícil concentrarse mientras intentaba descifrar su nuevo entorno.

Su madre, Kristine, dijo que escuchó llorar a su hija varias veces en la semana antes de que se mudaran.

“Me está haciendo preguntas”, dijo Kristine. “¿Dónde estará mi habitación? ¿Cómo voy a poder ver a la abuela, al abuelo?”.

La mamá de Kristine, Lori Agnew, ahora vive con ellos durante la semana, durmiendo en su sofá, para ayudar a llevar a los niños a la escuela y a las citas con el médico. También cuida a Bethany Cortés, de 2 años, la hermana menor de Loryann, quien aún no ha podido ingresar a una guardería.

Kristine y Justin Cortes, el padre de Bethany, son padres de su hija en el apartamento que comparten.

El desafío después del desalojo fue encontrar un lugar para los cuatro.

Loryann pasa algunos fines de semana en casa de su padre, pero él no vive con la familia Pisani.

Interrupciones


Las interrupciones educativas y de cuidado infantil debido a la inestabilidad de la vivienda son cada vez más comunes. Se sabe que las interrupciones tienen impactos inmediatos y a largo plazo en la salud mental, el éxito académico y la vida social de los niños, según expertos en salud mental y vivienda.

Para Loryann, la preocupación de salud mental más inmediata cuando fue desarraigada de su sistema escolar fue el aumento de la ansiedad. Esto es común entre los niños que tienen que cambiar de escuela, particularmente cuando el cambio es abrupto, dijeron expertos en salud mental.

Es mucho para asimilar. Es un costo muy grande para nosotros. Y es una situación desafortunada.

KRISTINE PISANI, MADRE QUE SE ENFRENTÓ AL DESALOJO

“Es mucho para asimilar”, dijo Kristine. “Es un costo muy grande para nosotros. Y es una situación desafortunada”.

Los niños prosperan con la rutina, y la escuela tiende a ser una gran parte de esa rutina. Cuando se interrumpe, puede ser angustioso, dijo Jason Lang, director de programas del Instituto de Salud y Desarrollo Infantil, una organización de investigación sin fines de lucro con sede en Farmington, que ayuda a capacitar a otros proveedores de salud mental y pediátrica en Connecticut.

“Si tienen que mudarse a algún lugar donde necesiten ir a una nueva escuela, es otra gran interrupción en la vida de un niño”, dijo Lang. “Ya sabes, pierden a todos sus maestros, a todos sus amigos en esa escuela, y luego tienen que pasar por el proceso de hacer nuevos amigos y conocer una nueva escuela, además de tener un nuevo lugar para vivir”.

Impactos


Un estudio de 2013 del Banco de la Reserva Federal de Boston mostró que los niños en esa área, cuyas familias experimentaron inestabilidad en la vivienda debido a las ejecuciones hipotecarias, también tendían a tener puntajes más bajos en las pruebas de lectura y matemáticas.

La inestabilidad de la vivienda se ha relacionado con el ausentismo crónico. El Departamento de Educación del Estado está trabajando con los distritos escolares para implementar un sistema de intervenciones para las familias, a fin de garantizar que los niños vayan a la escuela.

Los visitadores domiciliarios que trabajan en los distritos con las tasas más altas de ausentismo han sido capacitados para ayudar a conectar a las familias con los recursos que puedan necesitar, incluidos los servicios relacionados con la vivienda, para garantizar que los niños vayan a la escuela.

La ley federal McKinney-Vento exige que los niños sin hogar tengan acceso adecuado a la educación. La ley exige que los niños tengan opciones de escuela y servicios comparables a los que recibían antes de quedarse sin hogar.

También prohíbe a los gobiernos estatales y locales promulgar políticas que impidan que los niños sin hogar asistan a la escuela o segreguen a los estudiantes sin hogar de sus clases.

El Departamento de Educación de Connecticut informa que hay 2,516 estudiantes sin hogar hasta la fecha en el año escolar 2022-23, con una tasa de ausentismo de alrededor del 85%.

Loryann se mudó de un apartamento a otro y nunca experimentó la falta de vivienda. La Ley McKinney-Vento solo incluye el año escolar en curso cuando ocurrió la falta de vivienda, por lo que la ley no se aplicaba a ella.

El momento de un desalojo también podría significar que los niños no cumplan con los plazos para inscribirse en programas extracurriculares y actividades extracurriculares, dijo Gary Steck, director ejecutivo de Wellmore Behavioral Health en Waterbury.

“Solo la idea de presenciar el desalojo de su familia es probablemente algo que la mayoría de la gente recordará vívidamente como adultos”, dijo Steck. “Diremos que fue un evento fundamental para ellos. No solo en el sentido de ser estigmatizados, sino también en el impacto y el potencial. Entonces, en lo que se refiere a la educación, esperaría ver tasas más bajas de asistencia y resultados académicos más bajos”.

Para niños como Loryann que necesitan servicios especiales y tienen planes educativos individualizados (más comúnmente llamados IEP), la transición puede ser aún más difícil. “Tienen que desarrollar un nuevo IEP con su escuela, desarrollar nuevas relaciones con los educadores y establecer el acceso a los servicios en su nueva ubicación”, dijo Maria Morelli-Wolfe, abogada especializada en educación en Greater Hartford Legal Aid.

Este año, el sistema para desarrollar esos IEP es nuevo. Está destinado a ser más ágil y fácil de navegar, y permite un acceso en línea más fácil a la información para los padres.

Pero fue un proceso nuevo para que las familias, incluida la de Loryann, aprendieran.

El desalojo


Kristine siempre ha valorado mucho la educación de sus hijos. En Bloomfield, los maestros, directores e incluso miembros de la junta escolar la conocían, dijo.

“Cuando se trata de educación, no me voy a quedar callada. Me van a escuchar”, dice a menudo.

Su madre hizo lo mismo por ella, dijo. Kristine tenía algunos retrasos en el desarrollo similares a los que ahora enfrentan sus hijas, y su madre la ayudó a superarlos. Ahora, Kristine trabaja en educación infantil.

Kristine también fue una de los miembros más leales del Sindicato de Inquilinos de Wedgewood en Wedgewood Apartments en Bloomfield. El grupo se organizó para protestar por las malas condiciones de vida. En el apartamento de Kristine hubo problemas con las aguas residuales, una fuga en el techo y una fuga de gas. CT Mirror confirmó las condiciones a través de visitas en persona al edificio y la revisión de fotografías y documentos proporcionados por los funcionarios y residentes de la ciudad. Entrevistas, fotos y documentos confirman las condiciones.

La fuga provocó que lo que parecía ser moho se esparciera en las alfombras y en la mochila de Loryann. Su hermana menor, Bethany, a quien le gusta rodar por las alfombras, contrajo una infección que le provocó bultos rojos e hinchazón en la mejilla.

Kristine cree que ella y su familia fueron objeto de desalojo debido a sus actividades sindicales.

La familia fue desalojada en agosto por no pagar el alquiler. Kristine tenía COVID-19 a principios de año y no podía ir a su trabajo en el Centro de Educación Infantil. También sufrió una lesión en el pie que la dejó incapacitada para trabajar. Se atrasó dos meses en el alquiler y recibió un aviso de desalojo.

Ella dijo que contactó repetidamente a su arrendador para tratar de elaborar un plan de pago, pero se vio obligada a encontrar un nuevo lugar para vivir después de un acuerdo de mediación judicial en julio.

A pesar de los problemas en su apartamento de Bloomfield, habría sido más fácil para la familia quedarse. Mudarse era caro. En Bloomfield, conocían a sus vecinos. El transporte público era más fácil. Estaban a solo un par de minutos de la madre de Kristine.

Pero aún así, a mediados de agosto, Kristine comenzó a empacar sus cosas: el acuerdo de mediación en la Corte estipulaba que se iría antes del 22 de agosto. Dejó que Loryann empacara sus cosas de su propia habitación, en un intento de darle a la adolescente cierto control sobre la situación.

La familia tuvo problemas para encontrar un nuevo apartamento con un desalojo en su registro, una situación que se hizo más difícil porque Kristine quería quedarse en el distrito escolar de Bloomfield de Loryann. Así que movió tantas pertenencias como pudo a una unidad de almacenamiento, reservó una habitación de hotel y lavó suficiente ropa para un par de semanas “por si acaso”. La habitación del hotel tenía una política de cancelación gratuita.

Ella recoge sus pertenencias con el padre de su hermana. Docenas de ellas se alinean en sus estanterías.

Durante un desalojo, las pertenencias a menudo se dañan o se pierden. Loryann quería asegurarse de que eso no le sucediera a sus “Funko Pops” o a varias piezas de su obra de arte. Hicieron el viaje sin problema y una vez más adornan su nuevo dormitorio.

  • Justin Cortes empaca ropas mientras su amigo, Nathan Cook, pasa el rato con la hija de Cortes, Bethany de 2 años. La familia todavía está buscando una guardería para ella cerca de su nuevo hogar.
  • hogar. La habitación de Loryann antes de mudarse está decorada con fotos de su familia y amigos.
  • Loryann observa a los vecinos y amigos que vinieron a ayudar a la familia a mudarse. “Es por esto que no me gusta mudarme. Son muchas cosas que suceden en un solo día. Es uno de esos días locos”, dijo Loryann.
  • Una foto de Loryann Pisani y su madre Kristine Pisani cuelga en el pasillo. “No me gusta mudarme. Tienes que empacar todo”, dijo Loryann. “La gente sigue entrando y saliendo el día antes de mudarse”.
  • Loryann Pisani de 16 años, mira las pertenencias de su familia para trasladarlas a su casa en Bloomfield, donde vivió toda su vida. Su familia tuvo que mudarse repentinamente a West Hartford después de que fueron desalojados.

Encontraron un nuevo apartamento en West Hartford solo unos días antes de tener que abandonar el apartamento en Bloomfield.

Efectos en los niños


La mudanza ha sido difícil para Loryann, aunque se está acomodando. Le gusta ir a la escuela secundaria a la que asistió su abuela, pero todavía no quiere salir por la noche, ni siquiera para pasear al perro en el estacionamiento, porque ella aún no se siente lo suficientemente cómoda con el entorno.

Kristine le explicó la mudanza a su hija usando una analogía sobre la escuela. Ella dijo que la orden de la Corte era similar a la de un director: tienes que hacer lo que dicen.

“A veces puede que no te guste, pero tienes que hacer lo que dice tu director”, dijo.

Las fotografías y correos electrónicos que documentaban el estado de su casa, pero el caso era decidir si sería desalojada en función del alquiler atrasado y no juzgar el estado del apartamento.

Tengo que ser fuerte por mis hijos. Lo que siento y lo que estoy pasando, lo hago a puerta cerrada.

Kristine Pisani

Se sentó en el edificio de la Corte discutiendo esto con el abogado de su arrendador, y cuando salió, estaba llorando.

Resultó difícil encontrar un lugar lo suficientemente grande para su familia. Al final, tuvieron que pasar de un apartamento de tres habitaciones a uno de dos habitaciones. La ropa de su bebé ahora está guardada en la habitación de su hijo adolescente, y la niña de 2 años duerme en la habitación con sus padres, otro cambio en la rutina familiar.

Pero a través de ese proceso, trató de ocultar sus emociones a sus hijos.

“Tengo que ser fuerte por mis hijos”, dijo el día que trasladaron sus pertenencias al almacén. “Lo que siento y lo que estoy pasando, lo hago a puerta cerrada”.

Nuevos entornos


Al principio, encontrar sus aulas en la nueva escuela resultó difícil para Loryann, lo que le dificultó concentrarse durante las primeras semanas. En Bloomfield, el programa de verano la había preparado para esto; le habían mostrado dónde estaban sus clases y qué caminos tomar.

“Es grande”, dijo Loryann, retorciéndose las manos. “Es como un laberinto. Porque hay tantos pasillos y tienes que pasar por todas estas puertas”.

Ella lo repite a menudo: la escuela es grande, es como un laberinto. Le preocupa encontrar sus clases, perderse, saber qué hacer, incluso después de meses en la nueva escuela.

Para algunos niños, el trauma de un desalojo puede causar problemas de comportamiento, dijo Morellis-Wolfe.

Otros luchan con las interrupciones en los servicios escolares.

“La maestra de educación especial tiene un horario que está siguiendo. El especialista del habla y el lenguaje, lo mismo”, dijo Morellis-Wolfe. “Entonces, si el niño no está presente…, es posible que se pierda algunos servicios”.

Debido a que la vida social de los niños está tan estrechamente ligada a la escuela, un cambio en la escuela puede interrumpir sus conexiones interpersonales, dijeron los expertos.

Puede llevar tiempo que los niños recuperen esa confianza en nuevas personas, dijo Steck.

“Creo que son [las relaciones sociales] fundamentales para lo que somos como personas”, dijo. “Se remonta a ¿qué es esa sensación de seguridad? ¿Cómo llego a un lugar donde me siento seguro y protegido?”

  • Loryann Pisani toma una clase de matemáticas de la maestra Noreen Branley, donde aprende a comprar artículos de manera efectiva. A pesar de la preocupación de Loryann antes de mudarse a un nuevo lugar, dijo que le va bien en su nueva escuela.
  • Leah Gonzalez, derecha, 16 años, una de las mejores amigas de Loryann, llama a sus padres para organizar una pequeña fiesta de cumpleaños para Loryann. Loryann, a la izquierda, dijo que ya hizo tres mejores amigas en la nueva escuela.
  • Loryann, centro, 16, se ríe con una de sus mejores amigas, Leah Gonzalez, 16, durante la hora del almuerzo. “Al principio, fue emocional cuando tuve que mudarme”, dijo Loryann. “Ahora es bueno. Es mejor”.
  • Loryann, de 16 años, dirige una clase de habilidades sociales en Hall High School en West Hartford. Era su cumpleaños número 16, y los maestros y amigos le cantaron una canción y le dieron regalos, incluida una diadema.

Loryann extraña a sus amigos en Bloomfield. Había estado en algunas clases con los niños de Bloomfield desde la escuela primaria.

Y todavía es difícil. En un reciente partido de fútbol de United Sports en West Hartford, jugó varios partidos, corriendo con cautela, pateando la pelota solo ocasionalmente cuando rodaba fuera del grupo. United Sports la ayuda a acostumbrarse a más actividades físicas con otros niños que tienen retrasos en el desarrollo.

Cuando llegó el momento de jugar contra Bloomfield, Loryann estaba “como en familia”, dijo su abuela. Conocía a los otros niños y se sentía más cómoda con ellos.

Pero ella se está adaptando. Se unió al coro y acaba de actuar en su primer concierto, un espectáculo con temática de Broadway. Está haciendo amigos y tuvo una mezcla de niños de West Hartford y Bloomfield en su fiesta de cumpleaños número 16.

También la invitaron a un baile de bienvenida, que habría sido su primera cita si el niño no se hubiera enfermado antes del evento. Mientras planeaba qué ponerse, le preocupaba si sus manos se sentirían sudorosas cuando bailaran lentamente.

Pero fue un cambio positivo para su preocupación de dónde iba a vivir.

“Es algo agradable”, dijo.

Notice to Quit: A CT Mirror Series on Evictions

"Notificación de Desalojo," un examen de varias partes de los desalojos en Connecticut y sus efectos en los niños y las familias, se realizó como un proyecto para la Beca Nacional 2022 del Centro Annenberg para el Periodismo de la Salud de la USC y su Fondo Kristy Hammam para el Periodismo de Salud. Este proyecto también fue apoyado por la Iniciativa de Periodismo Comprometido del Centro.

A woman in a grey tank top stands, head bowed, at her storage unit.

Parte 1

Publicado el domingo 11 de diciembre

A girl sits alone on a swing set. It's a sunny day and grass is behind her.

Parte 2

Publicado el lunes 12 de diciembre

Un niño y su madre se miran. Hay una guitarra y algo de ropa al fondo.

Parte 3

Publicado el martes 27 de diciembre

Parte 4

Publicado el martes 27 de diciembre


SOBRE ESTE PROYECTO

Para este proyecto, CT Mirror habló con docenas de inquilinos que habían sido o estaban pasando por desalojos, así como con especialistas en prevención de desalojos, abogados, investigadores, propietarios y funcionarios judiciales.

CT Mirror también organizó dos eventos de participación comunitaria con abogados de prevención de desalojos en Hartford y New Haven. Como parte de este esfuerzo de participación comunitaria, el reportero de CT Mirror se reunió mensualmente con un grupo de abogados, investigadores y proveedores de servicios para personas sin hogar para discutir los principales hallazgos y garantizar que estos hallazgos fueran consistentes con la experiencia de los expertos en el terreno.

CRÉDITOS DEL PROYECTO

Reportaje: Ginny Monk
Fotografía: Yehyun Kim
Visualización de datos: Ginny Monk
Montaje: Elizabeth Hamilton, Stephen Busemeyer
Redes sociales: Gabby DeBenedictis, Nicole McIsaac
Compromiso con la comunidad: Ginny Monk, Gabby DeBenedictis
Desarrollo web: Kyle Constable
Traducción: Jorge Alatrista, Identidad Latina Multimedia

Avatar photo

Ginny MonkHousing and Children's Issues Reporter

Ginny is CT Mirror's children's issues and housing reporter a Report for America corps member. She covers a range of topics including child welfare to affordable housing and zoning. Ginny grew up in Arkansas and graduated from the University of Arkansas' Lemke School of Journalism in 2017. She began her career at the Arkansas Democrat-Gazette where she covered housing, homelessness, and juvenile justice on the investigations team. Along the way Ginny was awarded a 2019 Data Fellowship through the Annenberg Center for Health Journalism at the University of Southern California. She moved to Connecticut in 2021 and covered housing for Hearst Connecticut Media.