Una mujer que trabaja en un mercado se para debajo de su tienda, cerca de mesas cubiertas con bocadillos y bebidas.
Jackie Foster vende comida al estilo Jamaicano, que incluye cerveza de jengibre, jugo de tamarindo y gotas de maní, en un mercado de agricultores que se lleva a cabo todos los jueves de julio a octubre en Bridgeport. Ella dijo que sería genial si se permitiera la votación anticipada en Connecticut. "De esa manera, no tienes que esperar en la fila,” dijo Foster. Yehyun Kim / CT Mirror

Read this story in English.

Traducción: Jorge Alatrista, Identidad Latina Multimedia

Jackie Foster — nativa de Jamaica, madre de uno y experimentada fabricante de jugos — se paró debajo de su carpa azul en un ventoso mercado de agricultores de octubre en el centro de Bridgeport y dijo que tiene toda la intención de emitir su voto en las próximas elecciones de mitad de período.

Sin embargo, eso no significa que vaya a ser fácil.

“Si vas después del trabajo, prepárate para esperar en la fila”, dijo Foster con su suave acento jamaiquino, cerca de las mesas de picnic cubiertas con acedera, cerveza de jengibre y pasteles de coco del tamaño de una palma, todo preparado por ella misma. La reconocida vendedora se ha mantenido cívicamente activa durante sus 35 años viviendo en la ciudad predominantemente afroamericana y latina, y a menudo le resulta útil planificar con anticipación el día de las elecciones.

Foster, que ayuda a su padre de 96 años a ir a las urnas, conoce de primera mano las dificultades que experimentan las personas al tratar de emitir su voto, muchas de las cuales pueden mantener a los votantes alejados por completo. Algunas personas tienen múltiples trabajos. Los trenes se retrasan. El tráfico de la hora punta obstruye las carreteras. Cualquier cosa puede pasar, dijo.

Pero Foster no sabía que la votación anticipada estaba en la boleta electoral de este año, una medida que, de aprobarse, podría dar a las personas más tiempo para votar en persona antes del día de las elecciones.

Con una duración de entre tres y 45 días, la votación anticipada ya ha ayudado a más de 17 millones de personas en lugares como Florida, Georgia y Texas, según el Proyecto de Elecciones de EEUU de la Universidad de Florida. Y la participación en las elecciones de mitad de período de este año está en camino de igualar a la de 2018, en la que se registró una de las más altas participaciones en la historia de los EEUU, en gran parte debido a la votación anticipada.

Connecticut es uno de los únicos cuatro Estados que no tiene votación anticipada, lo que convierte a la aparentemente progresista “Tierra de hábitos constantes” en uno de los lugares más regresivos para votar fuera del sur. Algunos votantes Negros y Latinos sienten profundamente la satisfacción del Estado con el statu quo, quienes históricamente han sido los más afectados por la supresión de votantes y quienes a nivel nacional experimentan tiempos de espera más largos que los votantes blancos.

El esfuerzo por llevar la votación anticipada a Connecticut también ha resonado entre los defensores que durante años han presionado para que la votación en el Estado sea más accesible. “El cambio llega muy lentamente a Connecticut”, dijo Laura Smits, presidente de la Liga de Mujeres Votantes del Estado. “No nos gusta el cambio, nos cruzamos de brazos y decimos: ‘No para mí. Lo he hecho así durante 100 años, ¿y por qué no podemos seguir haciéndolo así durante 100 años?’ Y creo que ese mismo malestar que vemos en todo el país está cambiando, y mucha gente ya no está feliz por eso”.

Una persona con una roja vota en un colegio electoral vacío.
Una escena de votación el martes 3 de noviembre de 2020 en la Biblioteca Pública de Hartford. Yehyun Kim / CT Mirror

Las leyes electorales de Connecticut están consagradas en la Constitución Estatal. Cualquier cambio pasa primero por la Cámara y el Senado con el apoyo de la mayoría de los tres cuartos, o una mayoría simple en ambas cámaras en dos períodos legislativos sucesivos, y luego el apoyo de la mayoría entre los votantes. Este año marca la segunda vez que la medida de votación por conveniencia se incluye en la boleta electoral. El primer intento fracasó por más de 38,000 votos durante las elecciones intermedias de 2014.

Los expertos políticos atribuyeron el rechazo anterior de la votación anticipada a la confusión, la incertidumbre acerca de dar más poder a la legislatura estatal y las divisiones raciales y partidistas, según The Hartford Courant. Entonces, la votación anticipada se agrupó con la votación en ausencia sin excusa, una medida de conveniencia diferente que permite que cualquier votante solicite y emita una boleta en ausencia/por correo sin excusa.

“Quiero que la gente tenga acceso a la boleta. … Al mismo tiempo, creo que debemos comenzar a pensar en la educación cívica. ¿Qué le estamos enseñando a la gente sobre por qué es importante votar?”

Andrea Benjamin, profesora, Universidad de Oklahoma

Votar en Connecticut alguna vez estuvo limitado a los ciudadanos varones blancos con propiedades valiosas. El Estado amplió recientemente la votación para permitir el voto en ausencia de personas que tienen o están enfermas, o si hay una presencia continua de enfermedades, como COVID-19. Ahora, el acceso podría expandirse aún más después de noviembre si la mayoría de las personas votan favorablemente a una simple pregunta: “¿Se debe enmendar la Constitución del Estado para permitir que la Asamblea General prevea la votación anticipada?”

Pero la adición de la votación anticipada no compensa el hecho de que muchas personas no están interesadas en las elecciones, dijo Andrea Benjamin, profesora de la Universidad de Oklahoma que estudia raza y política.

“Si votan el día de las elecciones, les puede llevar una hora y media completar el proceso de votación. Si votan temprano, tal vez solo tome 25 minutos”, dijo Benjamin. “Quiero que la gente tenga acceso a la boleta. … Al mismo tiempo, creo que debemos comenzar a pensar en la educación cívica. ¿Qué le estamos enseñando a la gente sobre por qué es importante votar?”.

Una mujer parada junto a una caja de mangos en un mercado.
Alicia Cobb, una cliente frecuente del mercado de agricultores en Bridgeport, recoge mangos para comprar el jueves por la tarde. Yehyun Kim / CT Mirror

Alicia Cobb se considera una líder emergente en la comunidad de Bridgeport y dijo que está haciendo un esfuerzo por involucrarse más cívicamente. Pero la artista autónoma tampoco sabía que la votación anticipada estaba en la boleta electoral de este año.

Cobb dijo que entiende que algunas personas han tratado de hacer que la emisión de votos sea más complaciente a lo largo de los años. Pero ella cree que votar no es tan accesible para las personas que trabajan en horarios menos tradicionales, desproporcionadamente Negros, Latinos y personas de bajos ingresos, según la Oficina de Referencia de Población.

“Si no puede ir a las urnas ese día, por el motivo que sea, simplemente se perderá su voto”, dijo Cobb, de pie cerca de la carpa azul de Foster en el mercado de agricultores. “Eso es exactamente para lo que está configurado, es para dificultar que las personas menos afortunadas y menos favorecidas no tengan acceso de la manera que deberían”.

Connecticut tiene un historial de hacer que votar sea más difícil para las personas de color.

Una vez, el Estado recibió una serie de peticiones de personas Negras que pedían el derecho al voto o la exención del pago de impuestos (la Asamblea General las negó), fue el primero en exigir pruebas de alfabetización para votar (prohibiendo efectivamente a las personas que no sabían leer de las urnas), tardó en prohibir las pruebas de alfabetización (una orden que se filtró desde el gobierno federal cuando se enmendó la Ley del Derecho al Voto) y tardó en ratificar la Enmienda 19 (que otorgó a algunas mujeres acceso a las urnas).

Calcomanías de mujeres de Connecticut que contribuyeron a ganar los derechos del voto en sima de una mesa con un lápiz y un sudoku.
Los votantes recibieron calcomanías de mujeres de Connecticut que contribuyeron a ganar los derechos del voto de las mujeres el día de las primarias, el 9 de agosto de 2022. Yehyun Kim / CT Mirror

Históricamente, los blancos en el poder han querido seguir votándose a sí mismos, dijo Steve Thornton, quien estudia la historia de los trabajadores en el Estado. Thornton dijo que los legisladores han puesto tantas barreras como sea posible para mantener a ciertas comunidades privadas de sus derechos, porque votar es “una cuestión de poder”.

“Connecticut nunca ha sido un Estado progresista en lo que respecta al derecho al voto”, dijo.

El acceso al voto sigue siendo un tema candente. Durante un debate de la Secretaría de Estado en Octubre, la candidata Demócrata Stephanie Thomas dijo que es “una gran admiradora” de la votación anticipada. El contendiente Republicano Dominic Rapini calificó la medida como un “mandato sin fondos” para los registradores de votantes que dirigen las elecciones locales.

Peter Gostin, un registrador Republicano en New Britain, le dijo a CT Mirror que no apoya la votación anticipada debido a la tensión adicional que supondría para los trabajadores electorales. Pero si fuera la ley, dijo, lo harían funcionar.

Giselle Feliciano, registradora Demócrata en Hartford, dijo que ella y su equipo también buscarían cómo acomodarlo.

“Hacemos nuestro mejor esfuerzo para completar el trabajo lo mejor que podemos”, dijo Feliciano. “¿Probablemente tendremos baches en el camino? No creo que Hartford sea el único. Pero aprendes de esas cosas, y con suerte podemos seguir adelante. Siento que con la votación anticipada, estaremos listos”.

Otros estados se han adaptado al acceso ampliado al voto durante décadas. Jennifer Doinoff, administradora de elecciones en Texas, el primer Estado en ofrecer la votación anticipada en persona, según la revista Time, le dijo a CT Mirror que recomienda que Connecticut codifique un plan detallado en la ley.

“Soy partidario de la votación anticipada, pero creo que es muy largo”, dijo Doinoff. Texas actualmente tiene dos semanas de votación anticipada. “Le agregamos días y luego le agregamos fines de semana. Y luego queremos agregar más horas en el día para acomodar el horario de todos. Y luego, eventualmente, no puedes encontrar personas para hacerlo. Y también es costo exhaustivo. Así que creo en la votación anticipada, pero creo que tenemos que idear un plan. Esa es una expectativa razonable para las personas que empleamos para hacer estos trabajos”.

Ir a uno de esos lugares de votación es una gran molestia

Eli Moreyra, estudiante en Housatonic Community College en Bridgeport

Los Demócratas tienden a favorecer la votación anticipada más que los Republicanos, según el Pew Research Center. Pero algunos votantes de Connecticut no ven el acceso a las urnas como un asunto partidista. Lo consideran un principio fundamental de la democracia. Piensan que cualquier persona que quiera emitir su voto debe tener la libertad de hacerlo sin barreras raciales o socioeconómicas. También creen que si otros 46 Estados lo están haciendo, Connecticut también puede hacerlo.

Sophie Kane, estudiante de tercer año en la Universidad de Yale, dijo que ella y otras personas en el campus ven las conversaciones sobre el voto por conveniencia como parte de una lucha más amplia para hacer que la democracia de este país sea accesible para todos.

“Comprometernos con ese tipo de problemas en ese grado de escala es realmente importante para nosotros”, dijo Kane, quien preside la organización Yale Votes del campus.

“Participar en ese tipo de problemas en ese tipo de escala es realmente importante para nosotros”, dijo Kane, quien preside la organización Votos de Yale del campus, “incluso si no siempre podemos pensar en los problemas de mayor escala, porque eso es simplemente es difícil involucrarse en el día a día. Pero esto es lo que nos motiva”.

Eli Moreyra, estudiante de segundo año en Housatonic Community College en Bridgeport, dijo que su horario de clases está repleto, lo que podría impedirle votar. Quiere hacer bien las tareas. Trabaja varios turnos a la semana como mesero. También le gusta pasar tiempo con sus amigos. El joven de 19 años dijo que siente que, al tener opciones de voto mínimas, el Estado alienta a las personas a no participar.

“Ir a uno de esos lugares de votación es una gran molestia; no solo tratas de ir a votar”, dijo Moreyra, su voz compitiendo con una actuación musical en el mercado del agricultor. Él cree que votar está limitado a las personas que realmente se preocupan por las elecciones, “en lugar de abrir la puerta para que todos realmente expresen sus pensamientos al respecto”.

Una mujer que trabaja en un mercado de granjeros le da jugo de tamarindo a un cliente sonriente.
Jackie Foster, a la derecha, le da jugo de tamarindo a un cliente. Ha estado vendiendo bocadillos y jugos al estilo jamaiquino en el mercado de agricultores durante 10 años. Yehyun Kim / CT Mirror

Foster, residente de Bridgeport desde hace mucho tiempo, cree que la votación anticipada podría ayudar a las personas que no pueden o están dispuestas a renunciar a valiosas horas de trabajo.

Durante casi cuatro horas en el mercado de agricultores un jueves reciente, conversó con la gente sobre el costo de vida, visitar Jamaica, AirBnB, su hijo y la votación anticipada. Sus conversaciones resistieron la música, el viento, las sirenas y las cortadoras de césped. Para cuando la lluvia de la tarde comenzó a caer sobre la carpa, ella estaba decidida a buscar la pregunta de la boleta electoral el 8 de noviembre.

“Esa sería una gran idea”, dijo Foster. “Si pudieras hacerlo una semana o dos antes, estoy totalmente de acuerdo”.

Jaden Edison

Jaden EdisonJustice Reporter

Jaden is CT Mirror's justice reporter. He was previously a summer reporting fellow at The Texas Tribune and interned at the Poynter Institute for Media Studies. He received a bachelor's degree in electronic media from Texas State University and a master's degree in investigative journalism from the Toni Stabile Center for Investigative Journalism at Columbia University.